¿Alguna vez escuchaste hablar de la mística del IG?

Published by Instituto Gulich on

¿Alguna vez escuchaste hablar de la mística del IG?

Muchas veces es difícil volcar en palabras las vivencias, experiencias, sensaciones que nos dejan los espacios que habitamos y con quienes los compartimos. En ésta oportunidad, en el marco del aniversario de los 23 años de nuestro Instituto, su director Marcelo Scavuzzo nos relata qué es y a qué hacemos referencia cada vez que hablamos de nuestra mística.

En estos años, el IG nos ha invitado a muchas y muchos a vivir una experiencia nueva, que es principalmente de encuentro entre colegas de distintos países, con diferentes trayectos educativos-académicos-técnicos, incluso desde distintas instituciones.

Desde la mirada de quienes vivimos la experiencia del IG entendemos que gran parte de los logros alcanzados en estos 23 años se basa en valores sobre los cuales construimos tanto nuestra misión como nuestra visión hacia el futuro.

El IG tenderá a convertirse en un centro latinoamericano de excelencia y de referencia en formación interdisciplinaria en tecnologías geoespaciales. El paso por el IG debería incrementar el stock de experiencias problemáticas nuevas en el ámbito de las geociencias y la teledetección, junto con la apropiación de la mística del IG en cuanto a valores aplicables durante el resto de su desarrollo profesional y personal.

► En este momento parece relevante incluir un pequeño texto de Fernando Grasso dentro de un ensayo sobre puntos relevantes a la hora de formar un equipo:

NO HAY UN GRAN EQUIPO SIN MÍSTICA    

Por último, una característica distintiva de un gran equipo es la existencia de un profundo sentido de logro arraigado en cada uno de sus integrantes y la convicción que la unidad y el esfuerzo compartido es capaz de superar cualquier obstáculo que se interponga.
Ese efecto mágico que llamamos “mística” (etimológicamente: algo destinado a unirse a lo superior) o más corrientemente “mentalidad ganadora”, no es otra cosa que un exacerbado sentido de pertenencia reforzado en forma permanente a partir de verdaderos rituales compartidos y símbolos que nos recuerdan que “somos especiales”, que somos capaces de lograr lo que nos proponemos.

La construcción de la mística de un equipo es un proceso que se genera mediante un proceso bastante similar al que describíamos en el apartado anterior: la reiteración de comportamientos positivos, la permanente evocación del éxito alcanzado, la alimentación de la autoestima individual y grupal, genera un entusiasmo colectivo que guía al equipo a nuevas realizaciones construyendo así un círculo virtuoso que paulatinamente se va “convirtiendo en leyenda”, reforzando la inspiración de las personas y movilizando lo más profundo de sus energías.

► En el mismo sentido, pero haciendo foco en la cultura de las organizaciones podemos incluir aquí algunas líneas escritas por  María Bozaga:

La cultura organizacional es un conjunto de valores, creencias y patrones de comportamientos aprendidos y vinculados a una herencia psicosocial, que se desarrolla dentro de un marco de procesos simbólicos, que se van remodelando en el transcurso de las circunstancias o contingencias sociales, condicionando en gran parte el sentimiento, el comportamiento y la forma de hacer de la organización

Thomas Peters y Robert Waterman jr. (en su libro In search of excellence) hicieron un análisis que las empresas de mayor éxito, eran las que poseían un acentuado sistema de valores y creencias (toda empresa desarrolla una cultura, formalizada o no). Cuando hablamos de creencias siempre hay un fondo místico, todos tenemos un concepto de lo sagrado, por más racionales que seamos, algo en nuestro interior nos entrelaza a lo místico.

Si bien no es sencillo condensarlos, podemos decir que los valores que constituyen a la MÍSTICA DEL IG son: Transparencia, Ética, Calidad, Solidaridad, Generosidad y Respeto.

Como puntapié hacia la apropiación de estos valores, es importante poner en palabras cómo entendemos a cada uno de ellos en el contexto de las actividades de un instituto dedicado a la formación de personas en áreas de la ciencia y tecnología.

De este modo, vamos construyendo la mística del Instituto, que finalmente pensamos tiene que ver con las pertenencias, con cómo nos sentimos valoradas y valorados, con las identidades y desarrollos individuales y colectivos.

Esta es una invitación a quienes nos sentimos parte de la Comunidad IG a seguir encontrándonos y trabajando en este sentido.